Escuela de formación política para mujeres jóvenes: Cómo equilibrar las cosas entre hombres y mujeres

Camila participó en la Escuela de Formación Política y Social para Mujeres jóvenes, de Comunidad Mujer y PNUD Chile.

En el marco de la Escuela de Formación Política y Social para Mujeres Jóvenes, realizada conjuntamente por Comunidad Mujer y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Chile, una de las participantes entrega su testimonio acerca de su experiencia en esta iniciativa.

"Durante mayo y julio del año 2015 fui parte de la 3° versión de la Escuela de Formación Política y Social para Mujeres jóvenes. En aquella oportunidad fuimos cerca de 45 las mujeres que participamos, todas de lugares, carreras y vidas completamente distintas pero con un ideal en común, el empoderamiento de la mujer.

Recuerdo que, durante las primeras clases, lo que más me llamó la atención (al igual que varias de mis compañeras) fue la diversidad de lugares al que cada una pertenecía (en este caso desde México hasta el sur de Chile). Quizás en principio me dejé llevar por un sesgo de nombre al vincular la “formación política” con personas que se desenvuelven en un área en particular, pero para mi sorpresa, mujeres provenientes del área de la salud, educación, e ingeniería también se encontraban presentes y, no suficiente con eso, cada una lideraba espacios desde su formación. ¿Cómo nos dimos cuenta en profundidad de aquello?, las conversaciones en el “break” a mitad de las sesiones estaban llenas de grandes experiencias.

Ya a mitad del camino, toda la diversidad que pude dar cuenta al inicio se hizo una realidad necesaria. Pese a que todas nos encontrábamos involucradas en alguna actividad en particular, el sentimiento de desigualdad era generalizado, no sólo por las situaciones cotidianas (como usar cierto tipo de ropa, o salir sola a una hora/lugar en particular), sino también por cómo los patrones de desigualdad se profundizan a medida que el sistema social en su conjunto, nos recibe. En ese aspecto, me hizo mucho sentido la manera en la que se desarrollaron las reuniones que tuvimos, ya que se trabajaba a partir de aquellas desigualdades y como desde nuestra posición podríamos ser capaces de desenvolvernos mejor. Por ejemplo, nunca había tenido la oportunidad de asistir a una sala donde un/a entendido/a se dedicara a analizar una por una la expresión corporal de las presentes, o de asistir a una clase de negociación, pero desde una perspectiva de género (previamente había asistido a un curso de liderazgo, pero con un foco  totalmente distinto).

undp_cl_genero_Escuela_ppal_COMUNIDAD-MUJERFotos: Gentileza Comunidad Mujer.

A medida que nuestras reuniones se fueron realizando, las dudas e inquietudes que fui (fuimos) teniendo también fueron creciendo. Si bien, antes de la postulación tenía la expectativa de que se verían enfoques o teorías feministas, al ver el programa entendí que no sería así. ¡Fue mucho mejor! A mi parecer, el foco se concentraba en la realidad que vivimos como país y en qué medida podemos equilibrar las cosas entre hombres y mujeres. Cuestionarnos el porqué de las cosas, evidenciar el escenario en el que nos desenvolvemos día a día, y entender cómo cada una somos responsables de cambiarlo era parte de nuestro aprendizaje.

El fin de la Escuela llegó, pero las ganas de extender nuestra permanencia era evidente. Tras las palabras de agradecimiento, aplausos y abrazos, muchas nos fuimos con una experiencia inolvidable. Si queremos romper con los esquemas desiguales entre hombres y mujeres que día a día vemos en la sociedad, desde mi punto de vista, debemos salir de nuestra zona de confort y afrontar la adversidad que el camino nos presenta

En lo personal, nunca me he cuestionado si soy o no capaz de realizar algo dado mi sexo, en cierta forma porque hasta ahora ser mujer no se ha presentado como una limitación para desarrollar mis capacidades. Sin embargo, con el tiempo me he dado cuenta que existen otras realidades y que para muchas ser mujer se utiliza como una razón para la discriminación. Esas son las desigualdades a las que quiero contribuir a cambiar.

 Sin duda la Escuela me entregó herramientas necesarias para un mejor desarrollo personal. Hoy me encuentro en el último año de mi carrera universitaria, realizando una pasantía en el área de género del PNUD, feliz de formar parte de este gran equipo y seguir aprendiendo día a día."

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Chile 
Ir a PNUD Global

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe