El enfoque de género en la nueva Política de Niñez y Adolescencia de Chile: demandas y desafíos | Tamara Drove

02-jun-2016

Participantes de diálogo por la infancia y adolescencia. Foto: PNUD/Consejo de la Infancia.

Entre noviembre del 2014 y enero del 2015,  a lo largo de todo Chile, se realizaron diálogos regionales por la Infancia y la Adolescencia, convocados por el Consejo Nacional de la Infancia y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, con el objetivo de generar una instancia de comunicación y escucha de las distintas opiniones y propuestas ciudadanas en torno a algunas temáticas relevantes para el diseño de la nueva Ley y la nueva Política de Garantías Universales de Derechos de la Niñez y la Adolescencia. Estos lograron congregar a 2.500 personas aproximadamente, de las cuales un 76% eran mujeres, niñas y adolescentes.

Las opiniones recogidas dan cuenta de diversas problemáticas y de la demanda de soluciones por parte del Estado. Las que más llamaron la atención fueron: la necesidad de conciliar el tiempo trabajo-familia, que afecta especialmente a las mujeres; la entrega de una educación sexual completa y oportuna; y la generación de espacios educativos libres de prejuicios de género para niños, niñas y adolescentes.

Dado lo anterior, cabe preguntarse ¿Qué relación existe entre la alta participación de mujeres en estos diálogos y las demandas realizadas? ¿Qué desafíos aún persisten en torno a la equidad de género en la crianza y el cuidado de hijos e hijas? ¿Cuál es la importancia de contar con un enfoque de género en la nueva Política de Niñez y Adolescencia en Chile?

Igualdad de Género en Chile: un camino por recorrer

A pesar del incremento de mujeres en el mercado laboral, las dificultades para conciliar el trabajo doméstico con el profesional, sigue siendo un motivo de discriminación por parte de los empleadores en el momento de seleccionar al personal. Esto sitúa lo doméstico no remunerado como un trabajo invisible y naturalizado para las mujeres, lo que conlleva un desgaste físico y emocional, pues duplica y triplica la carga de trabajo para ellas.

En cuanto a la educación sexual en Chile, la Ley 20.418 que norma la información, orientación y prestaciones sobre la regulación de la fertilidad, aún se encuentra en una fase de implementación. Esto dificulta que la educación sexual pueda cumplir un rol preventivo y formativo en las condiciones de vida de las personas, en la formación de actitudes para ejercer una sexualidad responsable, con autonomía e igualdad.

undp_cl_idh_columna-Drove3
Generar un espacio educacional respetuoso para que niños y niñas puedan construir su identidad de género sin imperativos hegemónicos. Foto: Tamara Drove.

Otra de las demandas surgidas en los diálogos, es la necesidad de generar un espacio educacional respetuoso para que niños y niñas puedan construir su identidad de género sin imperativos hegemónicos sobre la masculinidad y la femineidad. Estudios de la OCDE destacan que los estereotipos de género a temprana edad, fomentados de manera consciente o inconsciente por padres, educadores o instituciones, impactan en la elección de carrera y oportunidades de empleo futuros. El número de niñas que optan por una carrera relacionada a ciencias, tecnología, ingeniería o matemáticas es dramáticamente menor que en el caso de los niños, a pesar de tener un desempeño similar en la prueba PISA de Ciencias. Es por ello que la inclusión debe ser un valor prioritario para derribar obstáculos en el aprendizaje del sistema educativo para toda la niñez y la adolescencia.

Igualdad de Género y Desarrollo Humano

La igualdad de género no sólo es un derecho humano básico, sino que además tiene un efecto multiplicador en todas las demás áreas del desarrollo (PNUD, 2010). El género como categoría política implica acciones para transformar las desigualdades, como las que pueden observarse en espacios institucionales como la familia, la comunidad, la escuela, el Estado, entre otros. En ellos podemos distinguir roles de género, división sexual del trabajo, representaciones sociales e identidades de género de lo femenino y lo masculino.

Promover la igualdad de género es uno de los objetivos principales del PNUD. Para ello ha desarrollado instrumentos metodológicos, como el Índice de Desarrollo Relativo al Género y el Índice de Potenciación de Género que se incorporaron en el Informe de Desarrollo Humano a partir de 1995. El Marco Estratégico Regional de Género del PNUD en América Latina y el Caribe 2005-2009 adoptó el enfoque género en el desarrollo el cual plantea la “necesidad de definir, con la activa participación de las mujeres y un nuevo modelo de desarrollo que subvierta las actuales relaciones de poder basadas en la subordinación de las mujeres”[1].

Con lo anterior, resulta menester garantizar un enfoque de género para la nueva Ley de Niñez y Adolescencia en Chile, que provea de un conjunto de mecanismos y herramientas, planes y programas formativos con el fin de eliminar toda forma de desigualdad de género. De igual manera, es importante incentivar y celebrar la participación de las mujeres en la política y en los procesos ciudadanos como gestoras de su cambio, para la construcción de una sociedad más justa e inclusiva.

La participación de mujeres y niñas en los Diálogos Regionales por la Infancia y la Adolescencia en Chile y sus demandas son un aporte de riqueza invaluable para reflexionar sobre las injusticias que aún viven cientos de mujeres en términos de salud, educación, economía, entre otros. Contar un Enfoque de Género en la nueva Política Nacional de Niñez y Adolescencia tendrá un efecto preventivo de la desigualdad, traducido en un mayor índice de Desarrollo Humano y mayor inclusión, oportunidad, justicia y democracia.

 

[1] PNUD Chile. Igualdad de Género. Ver link

 

 

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Chile 
Ir a PNUD Global

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe