PNUD y Ministerio de Energía promoverán uso local de energías renovables en Coquimbo y Los Lagos

02-may-2017

Los insumos derivados de esta iniciativa serán fundamentales para la elaboración de un plan de acción replicable en el resto del país. Foto: PNUD Chile.

La semana pasada se dio inicio a la fase de diagnóstico territorial que permitirá que 180 personas ─entre funcionarios públicos y representantes de organizaciones de base─ se capaciten en las regiones de Coquimbo y Los Lagos para desarrollar y administrar proyectos locales con energías renovables no convencionales (ERNC). Será la segunda ronda de capacitaciones de este tipo que el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el Ministerio de Energía impulsan conjuntamente, tras las experiencias en Antofagasta y Los Ríos del pasado año.

 

La iniciativa se enmarca en el proyecto Fortaleciendo capacidades locales para proyectos con ERNC, en ejecución desde 2014. Su objetivo consiste en generar y pilotear un marco nacional que permita reducir las brechas que persisten en los planos regional y local para impulsar proyectos a escala reducida con tecnologías como la fotovoltaica, la solar térmica, la eólica, la minihidráulica y el biogás.

En la primera fase de las iniciativas en Coquimbo y Los Lagos se realizarán reuniones entre representantes del PNUD y los Secretarios Regionales Ministeriales (Seremis) de Energía de sendas regiones (25 de abril en La Serena y 5 de mayo en Puerto Montt). En tales encuentros se constituirá un comité por región integrado por PNUD, Seremis, Ministerio de Energía y actores sociales territoriales, los cuales identificarán en las próximas semanas las necesidades específicas y los contenidos que los cursos formativos deberán satisfacer.

Se prevé que 90 personas participen en cada región en las capacitaciones mediante instancias diferenciadas para cada grupo objetivo. Por un lado, 45 representantes de organizaciones vecinales y de base aprenderán a identificar sus necesidades energéticas, solicitar apoyo a organismos públicos para satisfacerlas mediante ERNC y mantener proyectos de modo autónomo. Paralelamente, la misma cantidad de funcionarios públicos y miembros de organizaciones de apoyo se capacitarán para poder responder a las necesidades de las comunidades, así como facilitar la formulación de los proyectos desde el punto de vista técnico.

Pilotos regionales: La base para generar un plan nacional

Los cursos constarán de una parte teórica y otra práctica, incluyendo la visita a proyectos demostrativos centrados en la aplicación de ERNC para usos domésticos, agricultura, pesca, pequeña industria o turismo. Las iniciativas que los pilotos pretenden inspirar pueden contribuir a mejorar el acceso comunitario a fuentes energéticas limpias y abordables, a fomentar procesos de producción y consumo sostenibles y a reducir las emisiones de carbono regionales y nacionales.

La estructura de los pilotos de Coquimbo y Los Lagos se inspirará en las experiencias celebradas el pasado año en Antofagasta y Los Ríos, donde concurrieron, en total, 120 personas ─67 funcionarios públicos y 53 representantes de comunidades de base─.

“Hemos visto que es necesario continuar reforzando la institucionalidad, la coordinación y el trabajo con actores sociales para que este tipo de iniciativas se mantengan, que las necesidades de capacitación son heterogéneas para cada colectivo relevante y que la información sobre proyectos con ERNC está atomizada en el plano regional”, destaca Paloma Toranzos, oficial de Medio Ambiente y Energía del PNUD Chile, sobre las lecciones aprendidas en Antofagasta y Los Ríos.

“Por ello estamos muy satisfechos de poder colaborar con el Ministerio de Energía en Coquimbo y Los Lagos mediante una fórmula que ya ha empezado a minimizar esas brechas”, sostiene Toranzos. “Si regiones, municipios y comunidades apuestan de modo alineado por energías renovables, generan mucho más que un beneficio ambiental: están abordando desigualdades ─reduciendo costos energéticos, promoviendo el acceso a energía limpia para familias aisladas, mejorando la calidad de vida en los hogares─ y disponiendo una base para ampliar las oportunidades productivas a nivel local”, añade.

Las experiencias, conclusiones y lecciones desarrolladas a nivel regional mediante los pilotos serán básicas para la elaboración ─en 2018─ de un plan de acción nacional replicable en el resto del país, objetivo último del proyecto que impulsan PNUD y Ministerio de Energía.