Refrigerar sin dañar la capa de ozono: dos empresas instalan tecnología pionera en Latinoamérica con apoyo del PNUD

19-may-2017

La tecnología, junto con generar una menor cantidad de CO2, es más eficiente energéticamente, lo que contribuye a bajar el gasto eléctrico de las empresas. Foto: Pixabay bajo liciencia CC.

Algunas sustancias liberadas a la atmósfera por la actividad humana ─como las empleadas para refrigerar en industrias y comercios─ perjudican la capa de ozono y contribuyen al calentamiento global. Una alianza entre Ministerio del Medio Ambiente (MMA) y Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Chile ha permitido a dos cadenas de distribución chilenas adoptar una tecnología pionera en Latinoamérica que hace posible refrigerar productos generando una cantidad de dióxido de carbono (CO2) 8.000 veces menor a la que causan los sistemas mayoritarios.

Las distribuidoras han instalado en dos de sus supermercados tecnologías de refrigeración basadas en el CO2 transcrítico, cuyas emisiones directas supondrán al año 16 kg de gases de efecto invernadero. Ello supone un claro beneficio, teniendo en cuenta que los hidroclorofluorocarobonos (HCFC), sustancias empleadas en los sistemas anteriores, generan 130.000 kg de CO2 anuales en equipos del mismo tamaño que los recientemente instalados.

Además, las nuevas instalaciones son un 20% más eficientes energéticamente que las antiguas, lo cual significará un menor gasto en consumo eléctrico para las empresas.

El proceso de reconversión tecnológica ─que fue certificado y monitoreado por expertos internacionales─ se desarrolló durante los últimos meses, y se inscribe en la alianza mediante la cual el PNUD está apoyando al MMA para la eliminación total de los HCFC en Chile.

La iniciativa se ejecutó con fondos procedentes del Fondo Multilateral para la Implementación del Protocolo de Montreal, principal convenio internacional orientado a reducir las sustancias que agotan la capa de ozono, la cual es esencial para proteger al planeta de radiaciones solares excesivas y evitar el calentamiento global.

Para distinguir a los supermercados que decidieron pilotar el cambio de tecnología, el pasado 21 de abril tuvo lugar un acto de reconocimiento donde estuvo presente Cristián Gutiérrez, Subsecretario del Medio Ambiente. “Encontrándonos tan cerca del 22 de abril, Día de la Tierra, nos parece muy adecuado destacar la necesidad de reforzar la colaboración público-privada para mitigar el cambio climático”, señaló. “Esto es un ejemplo de cómo el Estado y las empresas deben y pueden trabajar juntos en esa dirección”, añadió.

Por su parte, Nadia Mujica, asistente del programa de Medio Ambiente y Energía del PNUD Chile, invitó a sumarse a más empresas a esta experiencia. “Este trabajo con el Ministerio ha hecho posible que se dispongan las bases para que tecnologías sostenibles, de bajo impacto, modernas y limpias sean acogidas por el sector privado para avanzar hacia patrones de producción y consumo cada vez más responsables y amigables con el medio ambiente, a lo que apunta el Objetivo de Desarrollo Sostenible número 12”, señaló. “Todo esto forma parte de la transformación profunda que nos exige el desarrollo sostenible, y demuestra que es posible abordarla”, concluyó.

undp_cl_medioambiente_tecnologia-ozonoFoto: PNUD Chile.

Además del reemplazo tecnológico realizado en los supermercados y el acompañamiento técnico provisto, la alianza entre PNUD y el MMA permitirá abordar reconversiones bajo un esquema similar para los sistemas de empresas que fabrican espumas, proceso en el que se emplean el 31% de HCFC usados en Chile. Todo ello se alinea con los esfuerzos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero que Chile comprometió ante el Acuerdo de París, y se enmarca en los procesos de innovación tecnológica que el abordaje del cambio climático está impulsando desde la cooperación internacional.