Finaliza la Escuela de Mujeres Líderes 2017: jóvenes más empoderadas para un mundo más igualitario

29-jun-2017

60 mujeres jóvenes adquirieron herramientas para fortalecer su participación en la vida pública. Foto: Comunidad Mujer ©

El pasado 23 de junio se realizó la ceremonia de cierre y certificación de la quinta edición de la Escuela de Mujeres Líderes, organizada por Comunidad Mujer y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo en Chile (PNUD). La actividad, celebrada en dependencias de las Naciones Unidas en Santiago, culminó un proceso que permitió a 60 mujeres jóvenes adquirir herramientas y reforzar habilidades para fortalecer su participación en la vida pública.

Desde 2013 más de 180 jóvenes adscritas a organizaciones sociales y civiles ─ como federaciones de estudiantes, partidos políticos u organizaciones no gubernamentales─ han participado de esta iniciativa, en la que se les ha formado en temas estratégicos para proyectar su liderazgo desde un enfoque de género. Este año se recibieron 115 postulaciones de mujeres entre 18 y 24 años.

Durante las sesiones las jóvenes adquirieron conocimientos con base conceptual y metodológica sobre democracia, acción política, derechos humanos de las mujeres, oratoria y discursos. Del mismo modo, la Escuela pone énfasis en propiciar la creación de redes y la reflexión crítica entre ellas, con el objetivo de facilitar la planificación de su trayectoria de liderazgo y participación activa en la esfera pública.

Al evento de cierre concurrieron Alejandra Sepúlveda, directora ejecutiva de Comunidad Mujer y Marcela Ríos, oficial de Gobernabilidad Democrática del PNUD en Chile.

En su intervención, Marcela Ríos valoró esta instancia ya que “para el PNUD, la Escuela de Mujeres Líderes permite poner en práctica los aprendizajes adquiridos a nivel internacional y nacional sobre las barreras que enfrentan las mujeres en el ejercicio de su liderazgo, acceso al poder, y cómo potenciar una agenda hacia una mayor igualdad de género. Se trata de apoyar a jóvenes lideresas a impulsar procesos de transformación individual y colectivo, entregándoles herramientas concretas, traspasando conocimiento y fortaleciendo sus habilidades”.

Carolina Chauquelaf, estudiante de Derecho y participante de la Escuela, manifestó que “esta iniciativa aporta directamente al trabajo por la igualdad de género que debe hacer Chile. A las niñas nos estimulan menos, entonces cuando crecemos es más difícil tomar una posición de liderazgo y a través de esta instancia he podido ser consciente de eso y replicarlo en mi entorno. Aprendí millones de cosas, como por ejemplo fortalecer mi faceta de líder, creerme más el cuento, ser más segura de mí misma. Además, conocer más personas, armar más redes de contacto y ver que muchas de nosotras a veces tenemos los mismos obstáculos y por eso debemos actuar juntas”.