SERNAM, PNUD y OIT inician jornadas de capacitación para promover la autonomía económica y el trabajo decente para las mujeres

28-may-2015

Foto: Mauro Barrientos

El pasado lunes 18 de mayo se dio inicio a las Jornadas Zonales de Capacitación para los y las profesionales de los programas Mujer Trabajadora Jefa de Hogar y Mujer Asociatividad y Emprendimiento del Servicio Nacional de la Mujer. Estas jornadas están siendo organizadas de manera conjunta por el Servicio Nacional de la Mujer y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, con el apoyo de la Organización Internacional del Trabajo.

La jornada realizada los días 18 y 19 de mayo en las dependencias de la Contraloría General de la República en Santiago, contó con la participación de más de 120 personas pertenecientes a los equipos comunales del SERNAM en la Región Metropolitana y en la VI región del Libertador General Bernardo O´Higgins. Con ella, se dio inicio a una serie de jornadas de capacitación que se realizarán a lo largo del país y que esperan convocar a más de 500 participantes. Los objetivos propuestos son entregar conocimientos y herramientas a los equipos para la ejecución de los programas en los territorios, así como generar una instancia de encuentro, intercambio de experiencias y retroalimentación del trabajo, tanto entre los distintos equipos como con los distintos niveles del SERNAM.

Con estas jornadas se busca fortalecer las capacidades de los equipos para mejorar la calidad de vida de las mujeres del país, promoviendo la igualdad, autonomía y no discriminación desde una estrategia de intervención comunal, enfocada en la empleabilidad de las mujeres.

La importancia de promover la empleabilidad de las mujeres radica en que si bien Chile avanza en estas materias, siguen existiendo diferencias que presentan múltiples desafíos para nuestro desarrollo como sociedad. La participación laboral femenina ha aumentado de un 32,5% en 1990 a un 45,6% en 2013,[1] sin embargo, esta sigue siendo baja en comparación a la realidad de América Latina, que supera el 52%. Por otra parte, la tasa de desempleo femenina alcanzó un 8,2% en 2013, dos puntos porcentuales mayor a la tasa de desempleo de los hombres (6,2%). Del mismo modo, persiste la brecha de salarios entre mujeres y hombres en todos los sectores ocupacionales, alcanzando una diferencia de un 26,6% promedio en favor de los últimos, la cual se acrecienta en la medida que aumenta los niveles educativos. Lo mismo ocurre si se observa la situación de hogares con jefatura femenina, donde el ingreso autónomo es significativamente inferior a los hogares con jefatura masculina, presentándose un nivel de pobreza por ingreso correspondiente a un 15,4% en el caso de hogares con jefatura femenina, y un 11,2% en el caso de jefatura masculina (CASEN 2013).

En ese contexto, las jornadas permitieron problematizar y visibilizar ciertas barreras de acceso y permanencia que sufren las mujeres en el mundo laboral. Estas barreras se relacionan principalmente con las inflexibilidades de las estructuras productivas y las prácticas sociales que se producen (y reproducen) al interior de la misma, lo cual se ve potenciado por aspectos sociales y culturales y la creación de estereotipos y roles atribuidos a hombres y mujeres, lo que ha permeado fuertemente los ámbitos laboral y familiar, produciendo una aparente incompatibilidad entre ambos.

Estos elementos son relevantes para el debate sobre la igualdad de género y la construcción estratégica de mecanismos para subvertir las desigualdades que afectan a las mujeres en la especificidad del mundo del trabajo. El término de autonomía económica, que la CEPAL define como la capacidad de generar y controlar ingresos a partir del acceso al trabajo remunerado en condiciones de igualdad, cumple un rol fundamental cuando se habla de igualdad de género, y se sitúa como un objetivo estratégico central, ya que es un pilar fundamental del empoderamiento y autonomía de las mujeres en otros ámbitos. Así, la inserción igualitaria de las mujeres al mundo del trabajo es condición necesaria para el empoderamiento tanto material como subjetivo de las mismas.

Los desafíos en estas materias son inmensos y requieren de un esfuerzo sistemático y articulado entre distintos organismos, tanto públicos como privados. Se hace necesario, en este sentido, ajustar las políticas de intervención para mejorar la eficacia y eficiencia de su implementación, para lo cual es imprescindible comenzar desde la realidad local.

Durante los dos días de jornada, se logró avanzar en la construcción de un diagnóstico más integral por medio del diálogo y la reflexión conjunta, y poner a disposición herramientas para la superación de los problemas que afectan a las mujeres y que, por tanto, interpelan directamente a la democracia en el país, poniendo de relieve la urgencia de avanzar colectivamente en la construcción de una sociedad que promueva y garantice la igualdad entre hombres y mujeres.

 

 

 

[1] De acuerdo a las Encuestas de Caracterización Socioeconómica Nacional, CASEN.

 

 

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Chile 
Ir a PNUD Global

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe