La nueva publicación también aborda otros ámbitos que impactan en el desarrollo humano, como el cambio climático y conflictos sociales. Imagen: UN Photo.

9 de diciembre de 2019

 

·         El Informe global de Desarrollo Humano 2019 del PNUD se enfoca en el estudio de la desigualdad “más allá del ingreso, más allá de los promedios y más allá del presente”, haciendo énfasis en los mecanismos de producción y reproducción de las desigualdades a lo largo de la vida de las personas

·         La brecha de género sitúa a Chile en la parte baja del ránking latinoamericano. El dato se explica, principalmente, por diferencias en el Ingreso Nacional Bruto per cápita estimado para hombres (casi 29.000 dólares) y mujeres (15.200 dólares). En las dimensiones de salud y educación casi no hay diferencias.

·         Chile es uno de los dos países del mundo donde más se han reducido los prejuicios respecto de los roles que hombres y mujeres deben cumplir en áreas como la política, el acceso a la educación superior, posiciones de liderazgo en el trabajo, derechos reproductivos y violencia doméstica. 

·         Como en años anteriores, Chile se ubica en el grupo de países de Desarrollo Humano “muy alto”, ubicándose en el lugar 42 a nivel global y primero en América Latina y el Caribe. Entre los 50 países de mayor desarrollo humano, Chile tiene la desigualdad de ingresos más alta.

 

 

El Programa deNaciones Unidas para el Desarrollo lanzó hoy en Bogotá, Colombia, su Informe Global de Desarrollo Humano 2019. El documento fue presentado por Achim Steiner, Administrador del PNUD, y el presidente Iván Duque. El informe, denominado “Más allá del ingreso, más allá de los promedios, más allá del presente: Desigualdades del desarrollo humano en el siglo XXI”, presenta valores del Índice de Desarrollo Humano (IDH) para el año 2018 en 189 países y territorios; para el IDH ajustado por desigualdad en 150 países y territorios; el Índice de Desarrollo de Género para 166 países; el Índice de Desigualdades de Género para 162 países y el Índice de Pobreza Multidimensional para 101 países.

 

“Diferentes gatillantes están movilizando a las personas a salir a las calles –el costo del transporte público, el precio de los combustibles, las demandas por libertades políticas, y la búsqueda de ecuanimidad y justicia social.  Este es el nuevo rostro de la desigualdad y, como muestra este reporte, son problemas que tienen solución”, plantea Achim Steiner. El informe señala que, si las desigualdades en desarrollo humano persisten y crecen, será muy difícil alcanzar las metas que plantea la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible.

 

América Latina y el Caribe

 

El informe señala que, en América Latina, la percepción de injusticia en la distribución de la riqueza ha aumentado desde 2012, volviendo a los niveles de fines de los años noventa. La desigualdad en la felicidad autorreportada (o bienestar subjetivo), que se había mantenido estable en la región hasta 2014, ha aumentado desde entonces.

 

Las manifestaciones que se extienden por América Latina y el Caribe señalan que, a pesar de décadas de crecimiento económico, persisten desigualdades socioeconómicas estructurales y percepciones de injusticia y pérdida de dignidad, particularmente entre la clase media y los sectores históricamente marginados.

 

 "Abordar la desigualdad es de interés para todos", dice Pedro Conceição, Director de la Oficina del Informe sobre Desarrollo Humano del PNUD. "Debemos poner fin a la falacia de que un mayor crecimiento conduce necesariamente a una mayor desigualdad, o que una mayor igualdad inevitablemente implica una reducción en el crecimiento económico".

 

Desarrollo Humano en Chile: alto pero desigual

 

De acuerdo a las cifras entregadas por este informe, el IDH para Chile en 2018 es de 0.847, lo que ubica al país está en la posición 42 entre 189 países (los primeros tres son Noruega, Suiza e Irlanda) y primero en América Latina y el Caribe. El país ocupaba la misma posición en 2017 y ha subido dos puestos desde 2013.

 

En términos comparados, Chile se ubica bajo el promedio de países de desarrollo humano muy alto (IDH=0.892), por encima del promedio latinoamericano (0.759) y por encima de países como Argentina (0.830, ranking 48), Uruguay (0.808, ranking 57), Costa Rica (0.794, ranking 68) o Perú (0.759, ranking 82). Los avances en HDI han sido sostenidos desde 1990, en que el índice llegaba a 0.703.

 

El informe señala que hay que ir “más allá de los promedios”, que pueden ocultar grandes diferencias. Se calcula, para ello, un IDH ajustado por desigualdad, que aplica un “descuento” al valor de cada dimensión del IDH de acuerdo al nivel de desigualdad. Esto da cuenta de la pérdida de desarrollo humano por efecto de las desigualdades en ingresos, educación y esperanza de vida. Al hacer este ejercicio, el IDH cae de 0.847 a 0.696, lo que representa una pérdida de 17,8% en la medida de desarrollo humano. Esto se traduce en una caída de 14 puestos en el ranking mundial.

 

El informe global destaca, basándose en datos para Chile, la importancia del buen trato y la dignidad como elementos centrales a la hora de pensar en la desigualdad, utilizando datos del libro Desiguales (PNUD 2017), que muestran que las tres desigualdades que más molestaban a las personas en 2016 son aquellas referidas a la salud, educación y buen trato: a un 68% molestaban mucho las brechas en el acceso a salud, a un 67% las brechas en educación y a un 66% le irritaba que a algunas personas se las trate con mucho más respeto y dignidad que a otras. Un 53% se declaraba molesto por las diferencias en ingresos.

 

Desigualdades de género: brechas estructurales y avances culturales

 

Para estudiar las brechas de género, el Informe calcula el Índice de Desarrollo Humano para hombres y mujeres por separado. El Índice de Desarrollo de Género (IDG) calcula la diferencia entre ambos valores. El valor unitario implica igualdad de desarrollo humano entre hombres y mujeres. Mientras menor es el valor, mayor es la brecha de género.

 

 El IDH para las mujeres en Chile en 2018 es de 0.828, mientras que para los hombres es de 0.860, resultando en un IDG de 0.962. En términos comparados el resultado no es bueno: el IDG de los países de muy alto IDH es de 0.979, mientras que en América Latina es de 0.978. En Perú es de 0.951 y en Argentina de 0.988.

 

La brecha de género medida por este indicador se explica, principalmente, por diferencias económicas: la estimación para el año 2018 del “ingreso nacional bruto per cápita” (dólares PPP de 2011)  para los hombres es de casi 29.000 dólares, mientras que para las mujeres es de 15.200 dólares. En todas las otras dimensiones del índice prácticamente no hay diferencias de género.

 

Estos datos contrastan con el cambio cultural del que da cuenta el informe, que muestra a Chile como uno de los dos países que más ha avanzado hacia visiones más igualitarias respecto del rol de hombres y mujeres en áreas como la política, el acceso a la educación superior, posiciones de liderazgo en el trabajo, derechos reproductivos y violencia doméstica. 

El PNUD creó para este informe un índice multidimensional de representaciones de género, que da cuenta de los sesgos de las personas respecto de los roles de hombres y mujeres en la sociedad. A nivel global, solo 14% de las mujeres y 10% de los hombres no presenta ningún prejuicio de género en las dimensiones estudiadas.

 

Chile aparece como el país que más ha avanzado en el porcentaje de hombres que no tienen sesgos de género y el segundo en el caso de las mujeres. Estos resultados confirman los datos entregados por PNUD Chile en su publicación de marzo de 2019, “Una década de cambios hacia la igualdad de género (2009-2018)”. 

 

Descarga el Informe de Desarrollo Humano 2019 (mundial)

Informe Desarrollo Humano 2019 (Chile)

 

 

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Chile 
Ir a PNUD Global