Créditos: Diario El Pulso

4 de octubre 2021

 

Durante los meses de junio y julio de 2021 se realizó el trabajo de campo de la tercera ronda de la Encuesta Social COVID-19, una iniciativa conjunta entre el Ministerio de Desarrollo Social y Familia (MDSF), el Instituto Nacional de Estadística (INE) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), que tuvo por objeto conocer la evolución de las principales consecuencias económicas y sociales que ha tenido la pandemia en los hogares chilenos.  La primera ronda de esta encuesta se realizó en julio de 2020, mientras que la segunda se llevó a cabo entre noviembre y diciembre de 2020.

 

Los resultados de la tercera ronda muestran avances en la recuperación socioeconómica de los hogares, pero aún lejos de recuperar los niveles de empleo e ingresos que tenían antes de la pandemia, y que hay grupos de la población a los cuales la recuperación les está costando más.  

 

El porcentaje de hogares que declaran que han disminuido sus ingresos cayó 15 puntos porcentuales entre la primera y tercera ronda de la encuesta, siendo un 44,6% en el periodo de junio y julio de 2021.  Al mismo tiempo, ha evolucionado de manera favorable el porcentaje de hogares que declaran que sus ingresos han aumentado, cifra que pasó de 2,3% a 18,9% entre la primera y la tercera ronda, respectivamente.

 

En línea con estos resultados, se muestra una disminución progresiva en la proporción de hogares que señalan que los ingresos “no les alcanzan”. Si en la primera ronda de la encuesta casi a la mitad de los hogares (48,8%) el ingreso no les alcanzaba, en la segunda ronda eran tres de cada diez hogares (30,9%) y en la tercera ronda uno de cada cuatro hogares (24,9%). A pesar de esta mejora sostenida, cabe destacar que esta problemática continúa siendo más acentuada entre los hogares de los primeros dos quintiles de ingresos (29,6% y 32,1% respectivamente) y en aquellos hogares liderados por una mujer (27,1%).

 

En relación con la tenencia de deuda por parte de los hogares, si entre el periodo noviembre y diciembre de 2020 el 74% de los hogares señalaban tener deudas, en el levantamiento del periodo junio-julio de 2021 esta cifra se redujo a un 65,6%.  La presencia de deudas registra un mayor nivel entre los hogares con niños, niñas y adolescentes (74,8%) y los hogares que señalan que sus ingresos no les alcanzan (74,7%). Del total de hogares que tiene deuda, un 39,9% declara tener problemas para pagarlas.  En hogares con jefatura femenina esta proporción llega a 44,8%, mientras que en hogares del primer quintil alcanza un 54,7%; y un 46,7% y 43% en hogares del segundo y tercer quintil respectivamente.

 

En otro ámbito, si bien las cifras que entrega esta encuesta no alcanzan a capturar la recuperación que ha tenido el empleo en los últimos dos meses, sí dan cuenta de los grupos que están experimentando más rezago en el mercado laboral.  Los datos muestran que, en línea con las cifras entregadas para el empleo por el Instituto Nacional de Estadísticas, entre los meses de noviembre y diciembre de 2020 y junio y julio de 2021, el porcentaje de personas ocupadas se mantuvo estable.  Los datos de la tercera ronda muestran que un 48,6% de las personas de 15 años o más estaban ocupadas, pero que esta cifra era significativamente menor entre las mujeres y que sólo alcanza un 39,7%, mientras que en los hombres es de un 57,9%. Asimismo, en el primer quintil sólo un 35,9% de las personas está ocupada mientras que en quintil de mayor ingreso la cifra aumenta a 73,4%.

 

En relación con la evolución del empleo, los datos de la encuesta muestran que en el periodo de junio y julio de 2021 el nivel de ocupación era 9,3 puntos porcentuales menor que el nivel pre-pandemia, rezago en la recuperación del empleo que es mayor en mujeres (10,5 puntos porcentuales) y en personas del primer quintil de ingresos (11,6 puntos porcentuales). Sólo el quintil de mayor ingreso está cerca de recuperar los niveles pre-pandemia, con un rezago es de sólo 1,8 puntos porcentuales.

 

Al profundizar en los hogares sin ninguna persona ocupada, en los meses de junio y julio de 2021 esta problemática afectó a un 23,1% de los hogares, cifra que es menor a la observada en junio de 2020, en donde el porcentaje de hogares sin ninguna persona ocupada fue un 27,4%. Esta problemática sigue siendo mayor entre los hogares con jefatura femenina (26,7% versus 20,1% en hogares liderados por hombres) y en los hogares de los dos primeros quintiles (33,7% y 25,3% respectivamente).

 

Según los resultados de la tercera ronda de la Encuesta Social COVID-19, un 40,5% de las personas de 15 años o más eran inactivas, proporción similar a lo registrado en la segunda ronda levantada en noviembre-diciembre de 2020. Entre las mujeres, más de la mitad se encuentran en esta situación (51%), mostrando una importante diferencia frente a los hombres donde solo un 29,6% se encuentra inactivo. En el primer quintil un 53,1% de las personas se encuentra inactivo mientras que en el segundo quintil la cifra es de un 46,6%. Respecto a la segunda ronda, solo en el quinto quintil se refleja una baja significativa en el porcentaje de personas inactivas, pasando de 27,4% a 18,8%.

 

Al analizar la distribución de los hogares que recibían el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) al momento de levantamiento de la tercera ronda, 7 de cada 4 hogares que recibieron este beneficio pertenecían al 60% inferior de la distribución de ingresos. Además, un 46,9% de los hogares señala que alguno de sus miembros ha apoyado económicamente a familiares o conocidos durante la pandemia. Esta situación es mayor entre los hogares del quintil 4 y el quintil 5 (52,9% y 55,6% respectivamente).

 

Una de las principales características de la Encuesta Social COVID-19 es que permite seguir a un mismo hogar a través de las tres rondas que han sido levantadas a la fecha. Estos datos muestran que:

 

  • Un 15,7% de la población que estaba ocupada y perdió el empleo al inicio de la pandemia, aún no lo había recuperado en el periodo de junio y julio de 2021. Por sexo, esta situación afecta a un 19,2% de las mujeres y a un 12,7% de los hombres, mientras que por tramos de edad están afectados de manera más importante jóvenes entre 15 y 29 años (24,4%) y personas mayores de 60 años (21,1%),
  • Son las mujeres las que han pasado en mayor proporción a la inactividad, es decir, que se han retirado del mercado del trabajo. Del grupo de personas que perdió el empleo al inicio de la pandemia y no lo ha recuperado, un 46% no se encontraba buscando trabajo en junio 2021, cifra que en el grupo de mujeres alcanza a un 56% mientras que en los hombres un 35%,
  • Finalmente, un 43,1% de los hogares aún no recupera los niveles de ingresos que tenía antes de la llegada de la pandemia. Sin embargo, se observa una evolución favorable en el tiempo, ya que entre los periodos de noviembre-diciembre de 2020 y junio-julio de 2021, el porcentaje de hogares que aún no recuperaba sus niveles de ingreso pre-pandemia disminuyó 9,4 puntos porcentuales.

 

Revisa los principales resultados de la Encuesta Social COVID-19 aquí.

 

Icon of SDG 01 Icon of SDG 08 Icon of SDG 10

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Chile 
Ir a PNUD Global